En nuestro entorno diario, interactuamos constantemente con una gran cantidad de superficies, algunas de las cuales se tocan con mayor frecuencia que otras. Estas superficies de alto contacto, como manijas de puertas, interruptores de luz, teclados y teléfonos, se convierten en puntos clave para la proliferación de gérmenes y virus que pueden causar enfermedades. Es por ello que la limpieza y desinfección regular de estas superficies se vuelve una práctica fundamental para prevenir la propagación de enfermedades y mantener un ambiente saludable en el hogar.

superficies de alto contacto

¿Qué son las superficies de alto contacto?

Las superficies de alto contacto son aquellas que se tocan con frecuencia a lo largo del día, lo que las convierte en un medio ideal para la transmisión de gérmenes y virus. Algunos ejemplos comunes incluyen:

  •  Manijas de puertas
  •  Interruptores de luz
  •  Controles remotos
  •  Mesas y sillas
  •  Grifo de la cocina y el baño
  •  Teclados y ratones de computadora
  •  Pantallas táctiles
  •  Teléfonos

¿Por qué es importante limpiar y desinfectar estas superficies?

La limpieza y desinfección de las superficies de alto contacto es crucial por varias razones:

1. Reduce la transmisión de enfermedades: Al eliminar gérmenes y virus de estas superficies, se disminuye significativamente la probabilidad de que se propaguen a través del contacto con las manos y otras superficies. Esto ayuda a prevenir enfermedades como el resfriado común, la gripe, COVID-19 y otras infecciones gastrointestinales.

2. Protege a las personas vulnerables: Niños pequeños, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas tienen sistemas inmunitarios más débiles y son más susceptibles a las infecciones. La limpieza y desinfección regular de las superficies de alto contacto ayuda a proteger a estas personas de contraer enfermedades.

3. Crea un ambiente más saludable: Un ambiente limpio y desinfectado no solo reduce el riesgo de enfermedades, sino que también crea un espacio más agradable y saludable para vivir y trabajar.

Consecuencias de no limpiar y desinfectar las superficies de alto contacto

La falta de higiene en la limpieza de estas superficies puede tener consecuencias negativas:

1. Aumento de enfermedades: Si no se limpian y desinfectan con regularidad, se crea un ambiente propicio para la proliferación de gérmenes y virus, lo que conduce a un aumento en la incidencia de enfermedades infecciosas.

2. Ausentismo laboral y escolar: Las enfermedades relacionadas con la falta de higiene pueden causar un aumento en el ausentismo laboral y escolar, afectando la productividad y el rendimiento académico.

3. Costos sanitarios elevados: El tratamiento de enfermedades infecciosas puede generar costos considerables para los sistemas de salud. La limpieza y desinfección regular de las superficies de alto contacto puede ayudar a reducir estos costos.

¿Cómo limpiar y desinfectar las superficies de alto contacto de manera efectiva?

Para una limpieza y desinfección eficaces, siga estos pasos:

Paso 1: Limpieza

1. Elimine la suciedad visible: Utilice un paño o una toallita húmeda para retirar la suciedad, el polvo y las migas de la superficie.

2. Use un detergente suave o un limpiador multiusos: Si la superficie está muy sucia, puede usar un detergente suave o un limpiador multiusos diluido en agua para una limpieza más profunda.

Paso 2: Desinfección

1. Elija un desinfectante adecuado: Seleccione un desinfectante que sea efectivo contra virus y bacterias. Puede usar un desinfectante comercial a base de lejía o alcohol, o preparar su propia solución desinfectante mezclando 5.25 cucharaditas de lejía doméstica (que contenga al menos un 6.25% de hipoclorito de sodio) en un galón de agua.

2. Aplique el desinfectante: Rocíe o aplique el desinfectante sobre la superficie, asegurándose de cubrir todas las partes, incluyendo grietas, botones y bordes.

3. Deje actuar el desinfectante: Siga las instrucciones del fabricante sobre el tiempo de contacto necesario para que el desinfectante actúe de manera efectiva.

4. Seque la superficie: Permita que la superficie se seque al aire o séquela con un paño limpio.

Paso 3: Prevención

Para evitar que las superficies se ensucien rápidamente y mantener su hogar libre de gérmenes, implemente estas medidas preventivas:

  •  Lávese las manos frecuentemente: El lavado frecuente de manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos es la medida más efectiva para prevenir la propagación de gérmenes. Lávese las manos después de usar el baño, antes y después de comer, después de sonarse la nariz o toser, y después de tocar superficies públicas.
  •  Evite tocarse la cara: Los gérmenes pueden transferirse fácilmente de las manos a la cara, especialmente a los ojos, la nariz y la boca. Evite tocarse la cara, especialmente si no se ha lavado las manos recientemente.
  •  Cubra su boca al toser o estornudar: Al cubrir su boca con el codo o un pañuelo desechable, evita que los gérmenes se propaguen por el aire y se depositen en las superficies.
  •  Use desinfectante para manos: Cuando no tenga acceso a agua y jabón, use un desinfectante para manos a base de alcohol con un contenido de alcohol de al menos 60%. Frote el desinfectante en sus manos durante al menos 30 segundos hasta que estén completamente secas.
  •  Mantenga las uñas cortas y limpias: Las uñas largas pueden albergar gérmenes y facilitar su transferencia a las superficies. Mantenga las uñas cortas y limpias para reducir el riesgo de propagación de gérmenes.
  •  Limpie los zapatos antes de entrar a la casa: Los zapatos pueden entrar en contacto con suciedad y gérmenes del suelo, que luego pueden transferirse a las superficies de su hogar. Limpie sus zapatos antes de entrar a la casa para evitar la propagación de gérmenes.
  •  Evite compartir objetos personales: Objetos como bolígrafos, vasos y utensilios pueden propagar gérmenes. Evite compartir objetos personales cuando sea posible.

Consejos adicionales:

 Elija materiales resistentes a las manchas: Al elegir materiales para muebles y superficies, considere la posibilidad de optar por materiales resistentes a las manchas que sean fáciles de limpiar y desinfectar.

 Utilice alfombras de entrada: Las alfombras de entrada ayudan a atrapar la suciedad y los gérmenes antes de que entren a su casa.

 Eduque a los niños: Enseñe a los niños la importancia de la higiene y cómo limpiar y desinfectar las superficies de alto contacto.

Mantener las superficies de alto contacto limpias y desinfectadas es una práctica esencial para prevenir la propagación de enfermedades, proteger a las personas vulnerables y crear un ambiente más saludable en el hogar. Al implementar las estrategias descritas en esta guía completa, puede contribuir a un hogar más limpio, saludable y seguro para usted y su familia.

Servicio únicamente en México