Mantener una cocina limpia no es solo una cuestión de estética, sino también de salud y seguridad. Una cocina sucia puede albergar bacterias y otros patógenos que causan enfermedades. La limpieza profunda de la cocina de manera regular ayuda a eliminar la suciedad, la grasa y los gérmenes de todas las superficies, creando un ambiente higiénico y agradable.

cocina limpia

Antes de comenzar

1. Reúna todos los suministros necesarios: Incluya limpiadores multiusos, desengrasantes, desinfectantes, esponjas, paños, guantes, bolsas de basura y un balde.

2. Despeje el área de trabajo: Retire todos los utensilios, electrodomésticos pequeños, alimentos y objetos que puedan obstaculizar la limpieza.

3. Abra las ventanas: La ventilación adecuada ayudará a eliminar los vapores de los productos de limpieza y mantener un ambiente fresco.

Limpieza por zonas

1. Comience con las superficies más altas: 

  • Gabinetes: Limpie las superficies exteriores con un limpiador multiusos y un paño húmedo. Elimine la grasa y la suciedad acumuladas, prestando atención a las esquinas y las manijas.
  • Campana extractora: Desconecte la campana extractora y retire los filtros de grasa. Limpie los filtros con un desengrasante y agua caliente, luego lave la superficie de la campana con un limpiador multiusos.
  • Luces: Limpie las pantallas de las lámparas con un paño húmedo y un limpiador multiusos.

2. Limpie las superficies de trabajo:

  •     Encimeras: Rocíe un limpiador desinfectante sobre la superficie y déjelo actuar unos minutos. Limpie con un paño o esponja húmeda, prestando atención a las juntas y esquinas.
  •     Estufa: Limpie la superficie de la estufa con un desengrasante y una esponja o paño. No olvide las hornillas, los quemadores y los controles.
  •     Fregadero: Lave el fregadero con un limpiador desinfectante y una esponja. Frote bien el grifo, el desagüe y las manijas.

3. Electrodomésticos:

  •     Exterior: Limpie la superficie exterior de los electrodomésticos con un limpiador multiusos y un paño húmedo.
  •     Interior: Consulte el manual del propietario para obtener instrucciones específicas de limpieza para cada electrodoméstico. Algunos electrodomésticos, como hornos y microondas, pueden requerir productos y métodos de limpieza especiales.

4. Pisos:

  •     Barrido o aspirado: Elimine el polvo, las migas y los residuos sueltos del piso con una escoba o aspiradora.
  •     Trapeado: Prepare un balde con agua caliente y un limpiador de pisos adecuado. Trapee el piso en secciones, enjuagando el trapeador con frecuencia.

5. Desechos:

  •     Bolsas de basura: Reemplace las bolsas de basura en todos los botes de basura de la cocina.
  •     Reciclaje: Separe los materiales reciclables y colóquelos en los contenedores correspondientes.

Detalles adicionales

  •  Rincones y recovecos: Use un cepillo de dientes viejo o un hisopo para limpiar áreas difíciles de alcanzar, como las esquinas de los gabinetes, las juntas de los azulejos y las rejillas de ventilación.
  •  Desinfección de esponjas y paños: Lave las esponjas y paños con agua caliente y jabón después de cada uso para eliminar las bacterias. Déjelos secar al aire o en la secadora.
  •  Aromas agradables: Para finalizar la limpieza, rocíe un ambientador natural o coloque cáscaras de cítricos hervidas en una olla pequeña a fuego lento para difundir un aroma fresco y agradable.

Consejos para mantener una cocina limpia

  •  Limpie las superficies de trabajo después de cada uso: Elimine las migas, las manchas y los derrames inmediatamente para evitar que se acumulen y se solidifiquen.
  •  Lave los platos y utensilios de inmediato: No permita que los platos sucios se apilen en el fregadero.
  •  Saque la basura y recicle con regularidad: Evite que los olores desagradables y las plagas se apoderen de su cocina.
  •  Barra o aspire el piso a diario: Mantenga el piso libre de polvo y suciedad para evitar que se arrastren por la casa.
  •  Limpie el horno y la campana extractora con regularidad: La acumulación de grasa y suciedad en estos electrodomésticos puede ser un peligro de incendio.

Frecuencia de limpieza para cada parte y electrodoméstico de la cocina

Limpieza diaria

  •  Superficies de trabajo: Limpie las superficies de trabajo después de cada uso para eliminar migas, manchas y suciedad. Use un limpiador multiusos y una esponja o paño.
  •  Fregadero: Lave los platos y utensilios de cocina inmediatamente después de su uso. Limpie el fregadero con un limpiador desinfectante y una esponja o paño.
  •  Estufa: Limpie la estufa después de cada uso para eliminar la grasa y la suciedad. Use un limpiador desengrasante y una esponja o paño.
  •  Piso: Barra o aspire el piso a diario para eliminar la suciedad y los escombros.

Limpieza semanal

  •  Gabinetes: Limpie los gabinetes exteriores con un limpiador multiusos y un paño o esponja.
  •  Electrodomésticos: Limpie la parte exterior de los electrodomésticos con un limpiador multiusos y un paño o esponja. Para los electrodomésticos del interior, consulte el manual del propietario para obtener instrucciones específicas de limpieza.
  •  Microondas: Limpie el interior del microondas con un paño húmedo.
  •  Refrigerador: Limpie el interior del refrigerador con un paño húmedo y un limpiador suave. No olvide desechar los alimentos caducados y limpiar los derrames inmediatamente.
  •  Basura: Saque la basura y recicle los materiales reciclables.

Limpieza mensual

  •  Horno: Limpie el horno con un limpiador para hornos según las instrucciones del fabricante.
  •  Campana extractora: Limpie la campana extractora y los filtros de grasa según las instrucciones del fabricante.
  •  Pisos: Trapee el piso con un trapeador y un limpiador de pisos.

Consejos adicionales

  •  Desinfecte las esponjas y los paños: Después de limpiar, lave las esponjas y los paños con agua caliente y jabón. Déjelos secar al aire o en la secadora.
  •  Limpie los derrames inmediatamente: Los derrames pueden dañar las superficies y atraer plagas. Limpie los derrames inmediatamente con un paño absorbente o una esponja.
  •  Mantenga la cocina ordenada: Una cocina ordenada es más fácil de limpiar y mantener. Guarde los utensilios de cocina, los electrodomésticos pequeños y los alimentos en su lugar apropiado.
  •  Establezca un horario de limpieza: Dedique unos minutos cada día o cada semana a limpiar la cocina. Esto ayudará a prevenir la acumulación de suciedad y facilitará la limpieza profunda.
  •  Involucre a toda la familia: Anime a los miembros de su familia a participar en las tareas de limpieza de la cocina. Esto puede convertirlo en una actividad familiar divertida y ayudar a que la cocina se mantenga limpia por más tiempo.
  •  Utilice organizadores: Los organizadores de gabinetes, cajones y despensa pueden ayudarlo a mantener sus pertenencias ordenadas y facilitar el acceso a lo que necesita.
  •  Deshágase de los artículos que no usa: Si hay artículos en su cocina que no usa o que ya no le gustan, considere donarlos, venderlos o tirarlos. Esto liberará espacio y hará que su cocina se sienta más organizada.

Con un poco de esfuerzo y organización, puede mantener su cocina limpia, segura y agradable para usted y su familia.

Servicio únicamente en México